Trabajo de vértigo

Trabajo de vértigo

por Pablo Valente | Artículo

Durante una demostración de cómo llevar a cabo una sesión de trabajo metafórico en el espacio físico (utilizando técnicas combinadas de hipnosis y Clean Spaces), Marta se ofreció como sujeto (cliente) y decidió abordar su problema de vértigo.


Siguiendo las instrucciones que le iba dando, y mientras contestaba a mis preguntas, Marta iba identificando diferentes espacios físicos que representaban, respectivamente, su sensación de vértigo en ese preciso momento, en el pasado, en el momento de menos vértigo que podía recordar haber experimentado, el más intenso …

Al mismo tiempo, para cada localización en el espacio, iba identificando y desarrollando (según mis indicaciones) cómo le gustaría sentirse y qué tipo de sensación preferiría experimentar en cada una de esas situaciones.


Trascurridos unos cuantos minutos, y tras haber desarrollado suficientemente los aspectos positivos de su experiencia, le sugerí que encontrase un espacio que pudiese identificar con el máximo posible imaginable de sensaciones (descritas por ella misma en sentido positivo) ante una situación en la cual, habitualmente, hubiese sentido vértigo.


Ante la mirada atónita de las personas que asistían a la demostración, Marta eligió salir a la terraza del sitio donde estábamos realizando el ejercicio y, sin pensárselo, se sentó sobre el borde del muro del terrado ... A su espalda quedaban más de 3 pisos de altura (y de caída libre) hasta la calle.


A partir de ahí, y en los minutos restantes que duró la sesión, continuamos modelando (con Marta sentada, tranquila y apaciblemente, al borde del precipicio) las características más significativas de ese cambio de percepción que le permitió pensar, sentirse y comportarse de una manera radicalmente diferente, a como lo haría normalmente, ante una situación de vértigo.


Este tipo de resultados (sorprendentemente naturales e instantáneos) son la norma habitual al emplear técnicas de modelado metafórico como las que utilizo en las sesiones particulares y las que se enseñan en los programas de formación de IDREAM.


Para terminar, cabe recordar que, aunque con este tipo de intervenciones suelen conseguirse resultados extraordinariamente inmediatos, que nos permiten tener una experiencia de la realidad muy diferente a la habitual ... y aún cuando los efectos de una sola sesión pueden durar varias semanas … es necesario continuar el trabajo (desarrollando y madurando esos cambios) con el fin de que las personas sean capaces de mantener en el tiempo los resultados conseguidos.



Compartir en: