Metaphora ... ergo sum

por Pablo Valente | vídeo

En esta TED Talk, el autor James Geary nos habla de la metáfora y expone, brevemente, algunas de las implicaciones (y poder) que tiene la expresión metafórica. Geary hace referencia a algunos de los experimentos que se han llevado a cabo y que demuestran cómo las metáforas que utilizamos condicionan nuestras decisiones y nuestro comportamiento.


Al hablar de metáfora, estamos hablando de comparaciones representativas, aforismos, símiles, descripciones simbólicas y, en general, de cualquier forma de expresarse que consista en describir una “cosa” (una experiencia, una idea, una emoción, etc …) en términos de otra “cosa”.


El término metáfora (metaphora en latín) viene del griego y está formado a partir de la preposición “metá” (fuera, más allá, a través de) y el verbo “phorein” (pasar, llevar, trasladar, cambiar). Es decir: “pasar, llevar, trasladar” el significado de una expresión, “más allá, a través de” otra expresión.


El internacionalmente reconocido psicólogo experimental, científico cognitivo, lingüista, profesor de Harvard y autor Steven Pinker, se refiere a la metáfora como “the stuff of thought” (la materia del pensamiento).


Tal y como ha ido descubriendo la lingüística cognitiva, las metáforas que usamos (mayoritariamente sin ser conscientes de ello), NO son sólo una forma de expresión, sino que definen y condicionan, en gran medida, las experiencias que tenemos.

Por un lado, las metáforas revelan la estructura mental que tenemos de nuestras experiencias y, al mismo tiempo, dan forma a nuestra manera de ver y de estar en el mundo (a nuestra manera de pensar, de sentir, y de comportarnos).


El hecho de que la metáfora sea tan utilizada en la publicidad, en la política, en la religión, y por todo tipo de líderes y oradores en general, NO es un hecho casual. La metáfora resulta increíblemente efectiva para transmitir ideas complejas y/o abstractas de forma más simple y comprensible y, al mismo tiempo, tiene un enorme poder de influencia y de convicción.

La metáfora es mucho más que un mero recurso lingüístico con fines ornamentales, más bien, podríamos decir que es “el sutil lenguaje del subconsciente”.


En mi actividad profesional como coach, consultor y como agente facilitador del cambio, la metáfora es uno de los elementos básicos con los que trabajo (es esa materia prima a la que se refiere Pinker y es también una forma muy directa y efectiva de dialogar con el subconsciente).

De hecho, tanto el método IDREAM, como la facilitación mediante Clean Language y Symbolic Modelling se centra en el trabajo metafórico y, el uso de la metáfora, tiene también un papel fundamental tanto en la hipnosis como en la comunicación influyente.


Para concluir, y de forma muy breve, podríamos decir que nuestra mente consciente prefiere utilizar progresiones lógicas y racionales de pensamiento, mientras que, por el contrario, nuestro subconsciente tiene la tendencia de orientarse y estructurarse mediante símbolos, historias, imágenes … metafóricas.

Ese “material metafórico” y subconsciente es isomórfico a nuestra experiencia de la realidad, de manera que, al explorar (y trabajar con) esos elementos metafóricos, accedemos a (y utilizamos) el poder de nuestros recursos subconscientes para, por ejemplo, solucionar problemas reales de nuestra vida.



Compartir en: